IGLESIA DE SAN PEDRO

julio 18, 2014

Iglesia de San PedroHISTORIA

De la primitiva iglesia erigida en Olite, dedicada a San Felices (1138), apenas tenemos noticias. Va a ser la iglesia de San Pedro la que adquiera el papel principal en la Edad Media y de ella van a depender como iglesias filiales las de Santa María, San Bartolomé y San Miguel.

La historia de este templo (y de la iglesia de Olite en general) queda vinculada desde sus orígenes al monasterio de Montearagón (Huesca), por donación del rey Sancho Ramírez en 1093, pasando los derechos posteriormente al obispo de Barbastro (1571). Vinculación que perdura hasta el Concordato de 1851 entre Iglesia-Estado.

San Pedro fue la iglesia matriz, aquí residía el Cabildo de las Parroquiales de Olite, era sede de diversas cofradías y el ostentoso culto era atendido por el vicario y hasta 12-16 beneficiados o racioneros.

CONSTRUCCIÓNClaustro de la Iglesia de San Pedro

Su construcción comienza a finales del siglo XII en la obra románica de la portada, el cuerpo inferior de la torre y el claustro (XIII), continuándose en el interior a comienzos del XIII en estilo gótico-cisterciense. El gótico pervive en la torre de aguja, torre del Campanal y coro (siglo XIV), y en la capilla del Cristo (siglo XVI). Entre 1700 y 1708 se amplió la iglesia en lo que es la obra barroca con un nuevo tramo con cúpula central y presbiterio rectangular. En el 2000 se han realizado importantes obras de restauración: cubiertas, piso, pintura.

EXTERIOR

La portada románica de medio punto abocina en seis arquivoltas lisas entre cenefas ricamente decoradas con ajedrezados, hojarasca y motivos vegetales. Sobresalen los capiteles de la lucha del caballero cristiano con el dragón y la lucha de un centauro contra una sirena. El tímpano y dintel son añadidos góticos. En el tímpano preside San Pedro entre San Andrés y Santiago y ángeles con incensarios. El dintel ofrece escenas de la vida de San Pedro: entrega de las llaves, el santo andando sobre las aguas, el juicio y el martirio.

Un friso decorado con hojarasca y diversas historias de inspiración mitológica y temas bíblicos y un bello rosetón completan la fachada.Exterior de la iglesia de San Pedro

Llama la atención la torre gótica acabada en airosa flecha (XIV), de disposición octogonal y perfil curvo. La aguja representa un interesantísimo y original modelo en su género por el alarde arquitectónico y la graciosa curvatura o éntasis de sus aristas. Mide 54 metros de altura.

El claustro románico comprende cuatro frentes de arcos de medio punto, tres de sus lados tienen siete arcos y el cuarto ocho, que descansan en pares de columnillas rematadas en capiteles de sencilla decoración vegetal y rostros. Un capitel historiado recoge diversas escenas del Génesis, relativas a la historia de Adán y Eva.

INTERIOR

La planta de la iglesia es rectangular al igual que la cabecera saliente. La nave central, más elevada, y las dos laterales están cubiertas por bóvedas de crucería y sobre el crucero se alza una cúpula de media naranja sobre pechinas. Los grandiosos pilares góticos cruciformes aumentan la sensación de monumentalidad. La decoración de los capiteles góticos es sobria y ofrece decoración vegetal, rostros femeninos, monstruos y un capitel con una dama hilando y un herrero.

RETABLOS

Retablo mayor. Obra barroca temprana que acoge en el nicho central la talla de San Pedro en cátedra de la época del primitivo retablo renacentista. Pinturas sobre lienzo de Vicente Berdusán (h. 1681) de los patronos navarros San Fermín y San Francisco Javier acompañan al titular. El segundo cuerpo lo preside un lienzo de la Inmaculada con San Pablo y San José con el Niño a su lado. Un calvario ocupa el ático. A ambos lados de la cabecera dos lienzos, uno de San Juan y otro de Santa Catalina y Santa Inés (1706) obra de Francisco Plano.Retablo mayor de la iglesia de San Pedro

Lado del Evangelio:

Retablo rococó (1717) de San Andrés. Una excelente talla barroca de San Andrés está flanqueada por dos tallas del XVIII de Santa Lucía y Santa Bárbara. El ático lo ocupa un santo obispo, San Eloy?, y en el piso inferior la Virgen del Carmen.

El retablo de los Santos Juanes, de traza neoclásica, se realizó en 1862 por encargo del obispo de Lleida (1850-1862) y Pamplona (1862-1870) Don Pedro Cirilo Úriz y Labayru, gran benefactor y natural de Olite. Las tallas de San Juan Bautista y San Juan Evangelista están acompañadas por las de San Bartolomé y San Cirilo. En unos relieves ovales se narran los martirios de los santos titulares. Las armas del obispo Úriz campean en el remate.

Lado de la Epístola:Vista exterior de la iglesia de San Pedro

Retablo rococó de Santiago, gemelo al de San Andrés. Le acompañan San Antonio abad, San José y San Miguel en el ático. Destaca la talla gótica de Santiago (h. 1425), de claro abolengo borgoñón, en relación con el taller de Jehan Lome de Tournay. Porta bastón de peregrino, libro con leyenda en caracteres góticos y un sombrero con la concha de peregrino cubre la cabeza.

El retablo de la Virgen del Rosario es obra barroca de la primera mitad del siglo XVIII. En el banco se ubican dos relieves con Santo Domingo y San Francisco de Asís. Preside la imagen de la Virgen del Rosario (siglo XIX), flanqueada por San Vidal y una talla renacentista de Nª Señora de Gracia (Virgen de la Uva).

Capilla del Santo Cristo. Obra gótica del siglo XVI con bóveda de nervios que se cruzan en claves decoradas con escudos. Alberga un crucificado, un lienzo de los Santos Juanes del siglo XVII y otro moderno del beato Juan Echarri.

Capilla de la Virgen del Campanal. Es obra protogótica de planta cuadrada y bóveda de crucería. Esta capilla estaba decorada con pinturas murales góticas al fresco ejecutadas por dos maestros a finales del siglo XIII, las segundas entre 1340 y 1360, que hoy se conservan en el Museo de Navarra. El conjunto es de gran categoría y puede decirse que se trata de uno de los más importantes de la pintura mural navarra de la época.

Al Primer Maestro de Olite pertenece, entre otras, el Pantocrator, la Presentación en Jesús en el Templo, La Adoración de los Reyes Magos, la Coronación de la Virgen, etc.Lapida de la Trinidad - Iglesia San Pedro

El Segundo Maestro de Olite” representó la Anunciación, la Visitación, el Nacimiento de Jesús, el Anuncio a los Pastores, la Epifanía, la Presentación del Niño Jesús en el Templo, Jesús entre los doctores, Seth plantando el árbol de la vida y Sansón luchando con el león.

Una arquería gótica acoge un relieve funerario del notario Enequo Pinel en piedra policromada. Representa una original Trinidad bajo las tres personas, y los donantes arrodillados, acompañados de sus hijos y santos protectores San Juan Bautista y Santa Catalina de Alejandría. Es obra de calidad estimable realizada con una técnica depurada, cuidando los pormenores y detalles.

El coro ostenta una sillería barroca (h. 1718), obra de Vicente Frías, que se completa con las sillas de la nave del Evangelio y el presbiterio. Procede del monasterio de La Oliva. Unas pinturas murales, grisallas renacentistas, de un “triunfo” con un carro tirado por bueyes, decoran el arco del rosetón.

Otros elementos de interés son la sacristía y la valiosa documentación del archivo parroquial.

FacebookTwitterGoogle+Compartir en las redes

<< volver