Monte encinar

El monte encinar se corresponde históricamente con el topónimo de Monte Plano. Dicho topónimo hace referencia a la forma o disposición de los materiales geológicos. En la documentación existente se recoge el topónimo de Monte Plano desde el siglo XIII, sin embargo, en Olite, al nombre de Monte Plano se han superpuesto los topónimos de “monte encinar” y más popularmente los de “el monte” y “Santa Brígida”. En Tafalla se ha mantenido el nombre de Monte Plano.

El monte encinar es una terraza fluvial formada por materiales depositados por el Cidacos en su nivel superior. La corta distancia que media entre los cursos inferiores de los ríos Arga y Cidacos y el escaso relieve por los que estos discurren da pie a pensar que la terraza superior, Monte Plano, fue un antiguo lecho común de los dos ríos, que uniría sus cauces a la salida de las sierras.

Está constituido fundamentalmente por un estrato arbóreo de carrascas y pinos de repoblación; un estrato arbustivo en el que predomina el enebro, el coscojo, la ilaga, el tomillo y el espliego y un manto herbáceo de pequeñas gramíneas y florecillas más vistosas de temporada como crocus, nazarenos, narcisos, orquídeas y merenderas.

Bibliografía:
“Monte Plano. Estudio de un encinar relicto”.
Sociedad de Ciencias de la Naturaleza “Gorosti”. Revista número 9.
Rosa Ferrera Arana.