Flora y fauna

FLORA

Olite se encuentra en la zona del dominio mediterráneo continental, el dominio vegetal del Pinus halipensis (pino carrasco) y del Quercus ilex (encina o carrasca).

A pesar de la lejanía del mar, la influencia mediterránea penetra por la Depresión del Ebro sin encontrar ninguna dificultad orográfica; aunque poco a poco vaya marcándose el carácter continental que le da esa lejanía. La influencia atlántica, aun siendo próxima, encuentra más dificultad en el relieve para poder penetrar, encontrándose a su paso barreras montañosas (Sierra de Urbasa, Sierra del Perdón y Sierra de Araiz) que le frenan y cortan el paso.

La degradación de la vegetación es una realidad que se impone a primera vista, siendo varias las causas:

  • Las grandes roturaciones de los encinares y coscojales durante el siglo XIX y hasta mediados del pasado.
  • La intensa actividad ganadera y agrícola por todo el término municipal.
  • Uso generalizado de venenos y herbicidas.
  • Dragado total de ambas márgenes del río.

En el término municipal encontramos 5 unidades de paisaje vegetal o comunidades vegetales más definidas.

MONTE ENCINAR:

A vista de pájaro, el monte encinar de Monte Plano constituye un islote verde en muchos kilómetros a su alrededor. Constituido fundamentalmente por encinas, es un bosque reliquia de los muchos que formaban parte de la Navarra Media y la Ribera a comienzos del siglo pasado.

Está constituido fundamentalmente por un estrato arbóreo de carrascas, encinas y pinos de repoblación, un estrato arbustivo en el que predomina el enebro, el coscojo, la ilaga, el tomillo y el espliego y un manto herbáceo de pequeñas gramíneas y florecillas más vistosas de temporada como los crocus, nazarenos, narcisos, orquídeas, jarillas, merenderas, etc.

Ilaga Orquídea

LADERAS Y TERRENOS YECOS:

Son terrenos degradados por la deforestación e intenso uso ganadero. No hay formación arbórea y los arbustos son escasos: espinos, ilagas, manzanilla, tomillo, espliego, ontina, y escobizos. El estrato inferior está compuesto por gramíneas, potentillas, margaritas, diversos cardos, jaras, esparto, etc.

BORDES DE CAMINOS Y CAMPOS DE CULTIVO:

Debido al intenso aprovechamiento de las tierras para uso agrícola, en este dominio no hay árboles y los arbustos son escasos. Algunas matas de arañones, cambroneras, tapacubos (Rosa canina) y zarzamoras son los únicos exponentes arbustivos. Son numerosas las hierbas que compiten por florecer en este dominio: amapolas o ababoles, floridas, cuajaleches, hinojos, ajos, achicorias, malvas, tréboles, mielgas, fumaria, salvia, etc.

RIBERA DEL CIDACOS:

Es el dominio que mayor actividad presenta a lo largo del año, gracias a la disponibilidad de agua. El estrato arbóreo está constituido por verguizos o sauces, olmos, chopos, álamos, fresnos y algunas acacias, arces y ailantos, todos ellos de hoja caduca. Mimbreras, zarzamoras, manzanicas de pastor, tapacubos, saucos y lianas forman el estrato arbustivo. El estrato herbáceo es muy rico y variado a lo largo del año. Ya en el invierno salen las violetas, botones de oro, lechetreznas, heleboros aprovechando la disponibilidad de luz. Posteriormente se suceden numerosas plantas hasta la llegada del invierno: aliarias, aros, clematis, lecheruelas, coscorrillos, lúpulo, lirios, ortigas, menta, saponaria, etc.

Lirio Manzanicas de pastor

En contacto con el agua crece el carrizo, juncos, espadañas, lentejuelas, etc.

VEGETACIÓN DE BALSAS Y ZONAS HÚMEDAS:

La vegetación de las balsas se distribuye formando orlas concéntricas en torno al agua libre central, siguiendo un gradiente ligado a la profundidad de agua. Son balsas utilizadas habitualmente por el ganado ovino. Las especies que crecen en el interior del agua presentan adaptaciones fisiológicas y morfológicas que les permiten colonizar este medio.

Cigüeña

Las especies más abundantes en las comunidades vegetales de las balsas son el carrizo, los juncos, los cohetes (la espadaña), el tamariz y las algas.

FAUNA

La riqueza faunística de la zona no podemos considerarla de excepcional pero sí de importante. Aquí se hallan representadas todas las especies animales con mayor o menor presencia.

Cuatro hábitats podemos diferenciar: la ribera del Cidacos, el núcleo urbano, los campos de cultivo y el Monte Encinar. La ribera del Cidacos y el Monte Encinar constituyen sendos islotes de vida en medio de las tierras de secano.

Libélula verde Mariquita a punto de volar

La cercanía de la laguna de Pitillas enriquece la diversidad de aves y la importancia de la zona en las épocas de pasa, sin olvidar el interés que tienen los campos abiertos para determinadas aves esteparias.

En la actualidad los mamíferos sufren una fuerte presión debido a la caza, roturaciones de lientes, concentración parcelaria, quemas, los venenos y las epidemias.

El Monte Encinar es el hábitat que presenta unas condiciones favorables para la adaptación y desarrollo de la vida animal en general y en concreto para los mamíferos. Ya desde la prehistoria tenemos huellas de la práctica de la caza, por los utensilios en sílex encontrados, y son numerosas las referencias medievales donde nos hablan de la abundancia de ciervos, puercos (jabalíes), lobos, zorros, conejos y liebres.