Camino de Santiago

Camino de SantiagoPeregrinos, hospitales, altares dedicados al santo, tallas de Santiago, cofradías, etc, testimonian la relación de Olite con Santiago y la peregrinación.

Olite quedaba al margen de la ruta tradicional del Camino de Santiago a su paso por Navarra, pero formaba parte del entramado de “los Caminos a Santiago” que de Este a Oeste atravesaban la península durante la peregrina Edad Media. La privilegiada situación geográfica y el destacado papel de la entonces villa en el transcurso de la monarquía del viejo Reyno le otorgaron un protagonismo relevante. A su emplazamiento en el llevadero camino de las tierras riberas hacia Pamplona, y lugar de paso de aquellos peregrinos que se desviaban para visitar el santuario de Ujué, se unía su prosperidad económica y demográfica, y la fuerte atracción que ejercía como sede real tanto en peregrinos como en personajes ilustres.

Quiere la leyenda que sea el propio San Francisco de Asís el fundador del convento de San Francisco de Olite, de paso en su peregrinación a Santiago de Compostela (h. 1213-1214). Una de las hornacinas laterales de la portada albergaba la imagen de Santiago hasta comienzos del siglo XIX, hoy en su interior.

Santiago de Olite siglo XVA lo largo de la Historia Olite ha contado con hospitales promovidos por la iglesia, la iniciativa caritativa de cofradías, como la de Santiago y Rocamador, y municipales, que han atendido a pobres, necesitados, y a transeúntes y peregrinos. Mención especial, por su importancia y significado en el contexto peninsular, cabe darle a la orden de San Antón, dedicada a la atención de enfermos y peregrinos, que hizo del convento de Olite una de las dos Preceptorías generales de la península, erigiendo un convento-hospital que se mantuvo pujante hasta la extinción de la orden en 1787.

También es posible que la ermita consagrada a la santa irlandesa de Santa Brígida se erigiera por influencia de la transmisión de su culto a lo largo del Camino.

Aunque no haya un templo dedicado al santo, Santiago se hace presente en todos ellos. La iglesia de San Pedro (siglo XII) se creó, entre otras, bajo la advocación de Santiago y desde sus orígenes se levantó el altar de la Epístola en honor al apóstol. Altar presidido desde comienzos del siglo XV por una espléndida talla gótica de hacia 1425 salida del taller de Jehan Lome de Tournay, el escultor por excelencia de la corte de Carlos III el Noble y del gótico navarro. En la misma iglesia Santiago preside el tímpano de la portada junto al titular y San Andrés. En la iglesia de Santa María un Santiago peregrino forma parte del apostolado gótico que enmarca la portada.

El rey Carlos III realizó la peregrinación a Santiago y su corte olitense acogió a peregrinos ilustres.

Los olitenses han dejado patente su devoción hacia Santiago a lo largo del tiempo. En testamentos del Archivo de San Pedro se conservan varias fundaciones y aniversarios instituidos sobre el altar del santo y dos mandas testamentarias recogen la voluntad del difunto para que una persona realizara la peregrinación a Santiago para pedir por su alma.

Las Ordenanzas del Concejo de 1412 recogen la pena de “yr a Sant Jayme de Gallizia”, impuesta a los condenados por adulterio, si éstos no pudieran pagar el importe de la misma.

En el siglo XVI se fundó la Cofradía de Santiago en la iglesia de San Pedro y perduró hasta mediados del siglo XIX, siendo una de las obligaciones de los cofrades realizar la peregrinación a Compostela.

También, olitenses significados adquirieron el rango honorífico de caballeros de la Orden de Santiago.

Bibliografía:

“Olite y los caminos a Santiago”.
Cuadernos de Historia Local número 9. 1999 Asociación El Chapitel.
Javier Corcín Ortigosa.

Asociación de Amigos del Camino de Santiago en Navarra: www.caminodesantiagoennavarra.es