Paisaje

EL RELIEVE

Vega del CidacosA simple vista, el término municipal de Olite es llano, ofrece pocos accidentes en el relieve y los pocos existentes lo hacen de una forma gradual por medio de suaves cuestas y laderas.

Dichos accidentes se manifiestan principalmente en la margen derecha del Cidacos donde el río fue dejando a través del tiempo 5 niveles de terrazas, casi paralelas, solamente interrumpidas por el barranco de Vallacuera que fue abriéndose paso entre la cuarta y quinta terraza formando un amplio valle con salida al Cidacos ya en término de Murillo el Cuende.

NIVELES DE TERRAZAS
Terrazas Niveles Diferencia nivel Cota
Primera Márgenes del río 7-10 metros 379 metros
Segunda Nivel del pueblo 18-25 metros 388 metros
Tercera Nivel de Salve Regina 30-35 metros 400 metros
Cuarta Nivel de Monplanet 45-50 metros 414 metros
Quinta Nivel del Monte Encinar 70-85 metros 461 metros

En la margen izquierda el Cidacos no ha dejado terrazas, sino que éstas han sido sustituidas por los “glacis” de la sierra de Ujué, muy erosionados, con excepción de unas pequeñas lomas. Gran parte de los términos de esta margen (las Mayores, el Saso, el Prado, la Falconera, el Riaz, los Francos y Planilla), forman una extensa llanura sin desnivel formada por materiales de aluvión. Son las tierras arenosas de los huertos, los lotes vecinales del Prado y tierras de cereal.

En la margen derecha del Cidacos el término se va ensanchando en las tierras de secano dedicadas a la vid y al cereal.

Ladera Paisaje

GEOLÓGICA

El río Cidacos excava su lecho sobre materiales blandos, arcillas miocenas, con intercalaciones de calizas, y los depósitos del Cuaternario. A ambas márgenes se extiende una amplia llanura aluvial, constituida por suelos arenosos, solamente rota en la margen derecha por suaves cuestas que dan paso a cinco niveles de terrazas.

En las terrazas, prácticamente horizontales, aparece el sustrato de arcillas y margas, visibles en las áreas de mayor pendiente donde más actúa la erosión. En las terrazas alternan las zonas pedregosas con otras libres de cantos. En las dos terrazas superiores, se aprecia muy bien en las parcelas de Santa Brígida, las capas pedregosas forman un conglomerado de cantos muy potentes, fuertemente cementados, al que llamamos “costra” y a los fragmentos “piedra de almendrón”. En general se trata de suelos pedregosos y pobres.

En el vértice noreste del término (términos de la Falconera y Valmayor), las margas alternan con areniscas procedentes del glacis de la Sierra de Ujué.

Cuando uno se acerca a Olite destaca la silueta esbelta y armoniosa del castillo-palacio y la torre de San Pedro, que descuellan airosamente sobre el caserío urbano y marca un sello inconfundible en el paisaje, una planicie circundante de campos de cereal, viñedos y olivares.

EL CIDACOS

Río CidacosEn la documentación histórica y en la cartografía encontramos indistintamente Cidacos o Zidacos, con predominio del primer término. En la Rioja encontramos otro Cidacos que pasa por Arnedo y Autol y desemboca en el Ebro junto a Calahorra.

En su curso alto está constituido por los torrentes Arlusia, Mairaga y Leoz, que recogen las aguas de la sierra de Alaiz e Izco. En Pueyo reciben al torrente Cidacos, el cauce más importante, que con sus aportes aumenta considerablemente su caudal configurándole el carácter fluvial de que carece en su curso superior. Discurre a lo largo de 44 por la Valdorba y el Piedemonte Tafalla-Olite antes de desembocar en el Aragón cerca de Traibuenas.

El río atraviesa el término municipal en su parte noreste a lo largo de 5 kilómetros. Presenta un régimen bastante irregular. El caudal de agua varía bastante a lo largo del año, coincidiendo sus máximos con el deshielo en la sierra de Alaiz o con fuertes tormentas ocasionales, y su mínimo en la época estival. Sus estiajes son profundos y prolongados.

El Padre Celso en el libro “Postrimerías del castillo de Olite” (1915) nos lo define de la siguiente manera: “río tartajoso y pordiosero que se reduce a un hilo de agua con traidores remansos en el verano y que sin embargo ocasiona funestas inundaciones cuando viene el deshielo en los inviernos, o el viento huracanado de Castilla trae en todas las estaciones nubes de pedrisco o furiosas trombas de agua”.

Río CidacosEn término de Olite el Cidacos no recibe ninguna aportación de agua de los barrancos, aunque sí de algunas fuentes situadas en sus orillas, las Fuenticas, el Chorrón, Santa Elena, etc.

Tres presas alimentan de agua las tierras de regadío. La primera de ellas, la presa Almoravid, en término de Tafalla, riega los términos de la margen izquierda: el Cerrao, las Mayores y Planilla; la presa del Catato, o de la Estación, los de la margen derecha: el Huerto Real, la Huerta, los Arenales y Rioseco. Por último, la presa del Campo, o de Los Arenales, riega en la margen derecha el término de la Pozas y tierras de labor de Beire. En verano no es un regadío constante ni abundante, solamente las tierras de cabecera de regadío disponen de agua asegurada.

En las últimas décadas el río ha ido perdiendo su configuración con la roturación de los sotos, hoy casi inexistentes, y posteriormente en 1982 con el dragado del cauce, ensanchándolo y talando la vegetación de sus orillas. El escaso caudal, la contaminación y la intervención en sus márgenes ha reducido su riqueza piscícola, así como la vida animal propia de la ribera de los ríos.

Desde la Edad Media sus aguas han sido motivo de litigio con los pueblos vecinos, principalmente con Tafalla.

Tres barrancos discurren por el término de Olite. Por la margen izquierda el barranco de Valmayor-Falconera y los de Vallacuera y Valtraviesa en su margen derecha.