El Gobierno de Navarra destinará 144.000 euros a introducir factores de sostenibilidad urbana y territorial en el Plan General Municipal de Olite

noviembre 20, 2019

El vicepresidente Aierdi y la alcaldesa de este ayuntamiento, Maite Garbayo, formalizaron ayer un convenio de colaboración para la redacción del mismo.

El Gobierno de Navarra financiará la elaboración del nuevo Plan General Municipal (PGM) de Olite-Erriberri, con un presupuesto de 180.000 euros, de los cuales, el Ejecutivo foral aporta el 80% (144.000).

El vicepresidente segundo y consejero de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos estratégicos, José Mª Aierdi, y la alcaldesa de la localidad, Maite Garbayo, van a firmar hoy en la casa consistorial de Olite-Erriberri un convenio de colaboración que viene a introducir importantes factores de desarrollo urbano y territorial sostenible en el Plan Municipal. En la firma del convenio van a participar, además, la directora del servicio de Urbanismo de Gobierno de Navarra, Carmen Ursúa, y el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Olite-Erriberri, Carmelo Pérez.

La reorientación que se introduce en el planteamiento urbanístico de Olite-Erriberri forma parte de la política que impulsa la Dirección General de Ordenación del Territorio del Gobierno foral para promover agendas locales de sostenibilidad urbana. En este sentido, en el plan municipal de Olite-Erriberri se contemplan actuaciones como la eficiencia energética en la rehabilitación de edificios, la movilidad sostenible o la accesibilidad, la incorporación de la consideración de paisaje urbano tanto en el casco histórico como en su proyección exterior o la renovación de infraestructuras, entre otras.

Este planteamiento deriva de la apuesta que el Gobierno de Navarra ha realizado en el marco de la Agenda 2030 para favorecer la regeneración urbana de entornos urbanos y una ordenación territorial equilibrada desde una concepción más social y cohesionada del urbanismo y el paisaje, introduciendo nuevos factores como el reto demográfico, la adaptación al cambio climático o un uso más racional del suelo.

En el caso de Olite-Erriberri, existían diversas razones que justificaban la conveniencia de revisar del plan vigente desde 2007 y que quedan recogidas en el convenio: por un lado, la necesidad de adaptarlo a los instrumentos de ordenación territorial y a la legislación sectorial y urbanística aplicable, normas aprobadas con posterioridad a la entrada en vigor del Plan actual, en especial el Plan de Ordenación Territorial Zonas Medias (POT-4), aprobado en 2011. Y, por otro lado, la necesidad de establecer actuaciones que posibiliten, mediante una gestión urbanística sencilla y viable económicamente, el desarrollo de varios ámbitos que con el plan actual resultan de muy compleja ejecución.

Objetivos del convenio

En el convenio de colaboración se contemplan un conjunto de objetivos municipales y otra serie de objetivos forales. Un objetivo municipal prioritario es que Olite-Erriberri cuente con un instrumento de planificación, que en el marco del Plan de Ordenación Territorial POT4 (Zonas Medias) y desde una perspectiva global del término municipal, se oriente a la mejora de la calidad de vida de sus habitantes y a un modelo de desarrollo sostenible del municipio.

Por lo que respecta a los objetivos de interés foral, el PGM fomentará el desarrollo sostenible, centrado en el crecimiento compacto, las actuaciones de mejora de eficiencia energética, el control del ruido, la reducción de la vulnerabilidad a los efectos del cambio climático, la movilidad sostenible, la accesibilidad y la preservación del paisaje.

Estos objetivos se deben desarrollar en coherencia con el planeamiento urbanístico atendiendo a que en el marco del Plan de Ordenación Territorial POT 4 Zonas Medias, el área urbana de Tafalla-Olite-Erriberri actúa como área vertebradora de relevancia a escala regional. Con el PGM se desarrollarán las previsiones, directrices y determinaciones derivadas del POT-4, en los ejes estratégicos siguientes: patrimonio natural y cultural, sistema urbano e infraestructuras.

Se trata además de incorporar la consideración del paisaje urbano, tanto en la percepción del casco histórico, como en el paisaje percibido hacia el exterior desde la histórica atalaya del Castillo de Olite. Igualmente se persigue ordenar el suelo rústico de acuerdo a su valor agrícola, forestal o ganadero y a sus valores paisajísticos (paisaje del piedemonte de Tafalla y Olite-Erriberri y valle medio del Arga), arqueológico, cultural o ambiental.

Novedades del Plan

El PGM dará respuesta a las necesidades, tanto residenciales como de áreas económicas, atendiendo a las particularidades de la localidad. Se tendrá en cuenta especialmente la presencia de edificios e instalaciones de las bodegas ubicadas en el casco urbano. Para ello, se fomentarán las actuaciones de rehabilitación de edificios compatibles con el mantenimiento de sus valores históricos, artísticos y culturales, la planificación de inversiones de renovación de infraestructuras y servicios, la ordenación urbanística y regulación de los establecimientos de alojamiento turístico y como ya se ha indicado anteriormente, la viabilidad urbanística y económica de las unidades de ejecución.

Otro aspecto a desarrollar es la identificación, protección y definición de las áreas de especial protección, entre las que destaca el Sistema fluvial del río Cidacos y barrancos mediterráneos de Valmayor-Falconera y los de Vallacuera y Valtraviesa. En este aspecto ha de tenerse en cuenta la necesidad de coordinación con el Plan de emergencias ante inundaciones.


<< volver